¿Tienes el trabajo que quieres?

¿Tienes el trabajo que quieres?

¿Tienes el trabajo que quieres? Si la respuesta es que sí, puedes sentirte afortunado. Pero si no es así, siempre puedes empezar a construir el trabajo que quieres con las características y condiciones que te gustarían. A continuación, te cuento algunas de las actitudes que considero fundamentales para empezar a caminar hacia ‘lo que quieres‘.

¿Tienes el trabajo que quieres?

Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo”. Benito Pérez Galdos

El don de la claridad

No puedes encontrar nada a menos que sepas lo que estás buscando. Es importante definir con exactitud el trabajo que quieres desempeñar a todos los niveles: tipo de trabajo, tiempo que quieres dedicarle, características que quieres que tenga, condiciones, etc. Cuanto más claros sean estos aspectos para ti, más fácil será reconocerlo y tomar decisiones cuando aparezcan las oportunidades.

En este sentido te invito a que valores todos los detalles posibles y que puedan tener una implicación en el día a día y el tipo de vida que deseas tener, como por ejemplo: desplazamientos, movilidad geográfica, duración del proyecto, flexibilidad horaria, opciones de desarrollo, nivel de creatividad, compromisos asociados a ese trabajo, etc.

Elegir

Recuerda siempre que busques opciones de trabajo que tú también ‘estás eligiendo‘. No se trata de aceptar lo que te ofrezcan ni de elegir lo menos malo de lo que te llega; se trata de tener claro tus preferencias y condiciones para cuando surjan las oportunidades poder tomar una decisión clara y concienzuda. Y, sobre todo, no tengas miedo a decir que no, pues antes de llegar a lo que uno quiere hay que seleccionar y eliminar lo que no quiere o no está dispuesto a aceptar.

Ofrecer

Cuando encuentres opciones acordes a tus preferencias ten presente que tu labor no es pedir, sino ofrecer. En este sentido, es importante que tengas claro que es lo que tu puedes ofrecer para desempeñar exitosamente ese tipo de trabajo: experiencia, habilidades, valores, competencias, aptitudes, etc. Todos los aspectos de valor que tu puedas aportar para realizar dicho trabajo, te acercarán a ser un candidato idóneo para dicha función.

Ser consecuente

Una vez que hayas elegido una opción que se ajuste a tus preferencias, es fundamental ser consecuente y cumplir con los compromisos acordados. De ahí la importancia de saber lo que eliges y lo que va a implicar el tipo de trabajo que quieres. ‘Ser consecuente‘ implica toda una serie de valores como: responsabilidad, honestidad, compromiso, confianza, etc., de modo que si quieres labrarte un buen camino profesional debes ser consecuente con tus elecciones.

Si no existe puedes crearlo

Hay un dicho que recita: “Si existe encuéntralo y si no existe créalo“. Si el tipo de trabajo que quieres aún no existe o no existe en forma a tus preferencias, puedes crearlo y ofrecerlo a la sociedad. En este caso tendrás que poner en marcha tu creatividad, tu valor y dotes comerciales para hacerte un hueco en el mercado laboral. Si estás atento a las necesidades actuales, podrás encontrar la manera de ofrecer aquello que has creado. En este sentido no hay límites, pues toda nueva profesión o actividad  ha surgido en respuesta a nuevas necesidades o a la evolución de las mismas.

Ya sea que encuentres o crees el tipo de trabajo que quieres, lo más importante es que estés satisfecho con lo que haces y con el estilo de vida que te permite tener.

El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”. Victor Pauchet

Responder

Iris Integra

Contribuimos al crecimiento de las empresas a través del desarrollo de las personas. Impulsamos la mejora continua del Know How y el modelo de negocio de las empresas, a través del desarrollo continuo del talento.

 

Carril de Los Caseros, 10
30167 La Raya, Murcia (España)
+34 968 900 327 | Teléfono
+34 968 903 930 | Fax
info@iris-integra.net

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y te mantendremos informad@ de todas nuestras novedades.